Técnicas de Post-Producción Audiovisual

ABSTRACT.

En la mayoría de los casos, el diseñador de sonido se involucra en un proyecto audiovisual cuando la grabación ya se han realizado. Pero en algunos casos el trabajo comienza a la par con guión en mano. De ésta manera podemos realizar la tarea de pre-producción de selección de sonidos clave que pueden ser de importancia en el desarrollo del guión. 

Normalmente en un proyecto de post-producción vamos a tener 5 capas (layers) bien definidas, Objetos, Ambientes, Voces, Transiciones y Música. El primer paso a la hora de desarrollar un proyecto de post-producción será la definición del “mapa”, en el cual mediante marcadores anotaremos el inicio y cierre de cada segmento de la secuencia. 

Será la edición de video la que determinará la dinámica del trabajo. 

VOCES.

Durante la primera etapa vamos a concentrarnos en limpiar el canal de diálogos, eliminaremos ruidos e interferencias, en algunos casos podremos reutilizar también los efectos de ambiente. Pero normalmente este trabajo se realiza artificialmente con técnicas de foley, por ejemplo. 

Mediante una ecualización, compresión y premezcla nos aseguramos de que todos los dialogos de la secuencia se encuentren nivelados correctamente. 

AMBIENTES. 

Para ésta etapa ya tenemos en claro el ambiente de cada escena, podemos utilizar librerías de sonido, técnicas de foley o incluso pistas que se hayan recogido en el momento del rodaje. 

De igual manera, la definición de sonidos concretos y de apoyo forman el 60% del trabajo. 

MÚSICA.

La composición de música original contra imagen será una tarea que podrá realizarse en paralelo, pero es importante que exista la colaboración entre el diseñador y el músico.

Esto es sólo una parte del trabajo, no olvidaremos que la mezcla final y el mastering de la pieza, es muy importante.

Nahuel Proietto